lunes, octubre 29, 2007

Hay un país en el mundo...




Hoy la impotencia llena muchas zonas, porque hay gente que está muriendo, porque hay gente que además de tener frío en los pies, como yo, no tiene donde vivir… porque cae la lluvia y se sabía que venía, que la tormenta Noé se había formado y sin embargo… vivir en el subdesarrollo es todo eso, la poca cordura de los gobernantes, la indolencia natural de los dominicanos, porque me incluyo, porque formo parte de esto que es nacer y vivir en la República Dominicana… este episodio me recuerda el de La Mesopotamia, la cantidad de muertos que hubo, la cantidad de vivos que no pudieron encontrar a sus muertos… y el corazón está triste y sin embargo hay una velita encendida y entono el Gayatri Mantra… pero duele porque yo se que todos los Papito, los Tabarés, las Yuberkis, las Yolainys, las Altagracias se han quedado sin nada, y yo tengo mucho, a pesar del miedo al sonido del viento combinado con el mar… porque hace muchos años con el ciclón David, perdí mi mata preferida, la “mata trepadora” y ahí entendí por primera vez la fuerza de la naturaleza… hay muchas zonas incomunicadas, hay muchas inundaciones, se han perdido cantidad de cultivos… me duele mi tierra que sufre, me duele mucho… no he visto las noticias, recién ahora llegó la luz, prefiero seguir rezando a escuchar las versiones del Sr. Presidente Faraonel… me quedo mientras pensando en qué podré hacer, con lo poco que tengo para ayudar al que lo necesite… me quedó con don Pedro Mir… Hay un país en el mundo

Hay
un país en el mundo
colocado
en el mismo trayecto del sol,
Oriundo de anoche,
Colocado
en un inverosímil archipiélago
de azúcar y de alcohol.
Sencillamente
liviano,
como una ala de murciélago
apoyado en la brisa.
Sencillamente
claro,
como el rastro del beso en las solteras antiguas.
o el día en los tejados.
Sencillamente
frutal, fluvial. Y material. Y sin embargo
sencillamente tórrido y pateado
como una adolescente en las caderas.
Sencillamente triste y oprimido.
Sinceramente agreste y despoblado.
En verdad.
Con dos millones
suma de a vida
y entre tanto
cuatro cordilleras cardinales
y una inmensa bahía y otra inmensa bahía,
tres penínsulas con islas adyacentes
y un asombro de ríos verticales
y tierra bajo los árboles y tierra
bajo los ríos y en la falda del monte
y al pie de la colina y detrás del horizonte
y tierra desde el cantío de los gallos
y tierra bajo el galope de los caballos
y tierra sobre el día, bajo el mapa, alrededor
y debajo de todas las huellas y en medio el amor.
Entonces
es lo que he declarado.
Hay
un país en el mundo
sencillamente agreste y despoblado.
Algún amor creerá
que en este fluvial país en que la tierra brota,
y se derrama y cruje como una vena rota,
donde el día tiene su triunfo verdadero,
irán los campesinos con asombro y apero
a cultivar,
cantando
su franja propietaria.
Este amor
quebrará su inocencia solitaria.
Pero no.
Y creerá
que en medio de esta tierra recrecida,
donde quiera, donde ruedan montañas por los valles
como frescas monedas azules, donde duerme
un bosque en cada flor y en cada flor de la vida,
irán los campesinos por la loma dormida
a gozar
forcejeando
con su propia cosecha.
Este amor
doblará su luminosa flecha.
Pero no.
Y creerá
que donde el viento asalta el íntimo terrón
y lo convierte en tropas de cumbres y praderas,
donde cada colina parece un corazón,
en cada campesino irán las primaveras
cantando
entre los surcos
su propiedad.
Este amor
alcanzará su floreciente edad.
Pero no.
Hay un país en el mundo
donde un campesino breve
seco y agrio
muere y muerde
descalzo
su polvo derruído,
y la tierra no alcanza para su bronca muerte.
¡Oídlo bien! No alcanza para quedar dormido.
Es un país pequeño y agredido. Sencillamente triste,
triste y torvo, triste y acre. Ya lo dije
sencillamente triste y oprimido.
No es eso solamente.
Faltan hombres
para tanta tierra. Es decir, faltan hombres
que desnuden la virgen cordillera y la hagan madre
después de unas canciones.
Madre de la hortaliza.
Madre del pan. Madre del lienzo y del techo.
Madre solícita y nocturna junto al lecho...
Faltan hombres que arrodillen los árboles y entonces
los alcen contra el sol y la distancia.
Contra las leyes de la gravedad.
Y les saquen reposo, rebeldía y claridad.
Y hombres que se acuesten con la arcilla
y la dejen parida de paredes.
Y hombres
que descifren los dioses de los ríos
y los suban temblando entre las redes.
Y hombres en la costa y en los fríos
desfiladeros
y en toda desolación.
Es decir, faltan hombres.
Y falta una canción.
Miro un brusco tropel de raíles
son del ingenio
sus soportes de verde aborigen
son del ingenio
y las mansas montañas de origen
son del ingenio
y la caña y la yerba y el mimbre
son del ingenio
y los muelles y el agua y el líquen
son del ingenio
y el camino y sus dos cicatrices
son del ingenio
y los pueblos pequeños y vírgenes
son del ingenio
y los brazos del hombre más simple
son del ingenio
y sus venas de joven calibre
son del ingenio
y los guardias con voz de fusiles
son del ingenio
y las manchas del plomo en las ingles
son del ingenio
y la furia y el odio sin límites
son del ingenio
y las leyes calladas y tristes
son del ingenio
y las culpas que no se redimen
son del ingenio
vente veces lo digo y lo dije
son del ingenio
"nuestros campos de gloria repiten"
son del ingenio
en la sombra del ancla persisten
son del ingenio
aunque arroje la carga del crimen
lejos del puerto
con la sangre y el sudor y el salitre
son del ingenio.
Plumón de nido nivel de luna
salud del oro guitarra abierta
final de viaje donde una isla
los campesinos no tienen tierra.
Decid al viento los apellidos
de los ladrones y las cavernas
y abrid los ojos donde un desastre
los campesinos no tienen tierra.
El aire brusco de un breve puño
que se detiene junto a una piedra
abre una herida donde unos ojos
los campesinos no tienen tierra.
Los que la roban no tienen ángeles
no tienen órbita entre las piernas
no tienen sexo donde una patria
los campesinos no tienen tierra.
No tienen paz entre las pestañas
no tienen tierra no tienen tierra.
País inverosímil.
Donde la tierra brota
y se derrama y cruje como una vena rota,
donde alcanza la estatura del vértigo,
donde las aves nadan o vuelan pero en el medio
no hay más que tierra:
los campesinos no tienen tierra.
Y entonces
¿De dónde ha salido esta canción?
¿Cómo es posible?
¿Quién dice que entre la fina salud del oro
Los campesinos no tienen tierra?
Esas es otra canción. Escuchad
la canción deliciosa de los ingenios de azúcar
y de alcohol.
Procedente del fondo de la noche
vengo a hablar de un país.
Precisamente
pobre de población.
Pero
no es eso solamente.
Natural de la noche soy producto de un viaje.
Dadme tiempo
coraje
para hacer la canción.
Y éste es el resultado.
El día luminoso
regresando a través de los cristales
del azúcar, primero se encuentra al labrador.
En seguida al leñero y al picador
de caña
rodeado de sus hijos llenando la carreta.
Y al niño del guarapo y después al anciano sereno
con el reloj, que lo mira con su muerte secreta,
y a la joven temprana consiéndose los párpados
en el saco cien mil y al rastro del salario
perdido entre las hojas del listero. Y al perfil
sudoroso de los cargadores envueltos en su capa
de músculos morenos. Y al albañil celeste
colocando en el cielo el último ladrillo
de la chimenea. Y al carpintero gris
clavando el ataúd para la urgente merte,
cuando suena el silbato, blanco y definitivo, que el reposo contiene.
El día luminoso despierta en las espaldas
de repente, corre entre los raíles,
sube por las grúas, cae en los almacenes.
En los patios, al pié de una lavandera,
mojada en las canciones, cruje y rejuvenece.
En las calles se queja en el pregón. Apenas
su pié despunta desgarra los pesebres.
Recorre las ciudades llenas de los abogados
que no son más que placas y silencio, a los poetas
que no son más que nieblas y silencio y a los jueces
silenciosos. Sube, salta, delira en las esquinas
y el día luminoso se resuelve en un dólar inminente.
¡Un dólar! He aquí el resultado. Un borbotón de
sangre.
Silenciosa, terminante. Sangre herida en el viento.
Sangre en el efectivo producto de amargura.
Este es un país que no merece el nombre de país.
Sino de tumba, féretro, hueco o sepultura.
Es cierto que lo beso y que me besa
y que su beso no sabe más que a sangre.
Que día vendrá, oculto en la esperanza,
con su canasta llena de iras implacables
y rostros contraidos y puños y puñales.
Pero tened cuidado. No es justo que el castigo
caiga sobre todos. Busquemos los culpables.
Y entonces caiga el peso infinito de los pueblos
sobre los hombros de los culpables.
Y esa es mi última palabra.
Quiero
oirla. Quiero verla en cada puerta
de religión, donde una mano abierta
solicita un milagro del estero.
Quiero ver su amargura necesaria
donde el hombre y la res y el surco duermen
y adelgazan los sueños en el germen
de quietud que eterniza la plegaria.
Donde un ángel respira.
Donde arde
una súplica pálida y secreta
y siguiendo el carril de la carreta
un boyero se extingue con la tarde.
Después no quiero más que paz.
Un nido
de constructiva paz en cada palma.
Y quizás a propósito del alma
el enjambre de besos
y el olvido.


Fotos cortesía de Alejandro (Mooore) Derrumbe de la carretera de Maimón, por la tormenta Noel, que el gobierno dominicano no pudo/supo anunciar...

20 comentarios:

marchina dijo...

Muy acertado tu comentario Patricia... a mi también me duele mi tierra, mi gente... me duele la gente de Piedra Blanca, del barrio Quinto Centenario, de Juan Adrián, de Guajimía,...me duele el Cibao, el Sur, el Este y el Oeste.... estoy sin sitio de pensar en tantos dominicanos que tienen los pies más que fríos, están inundados de agua... porque viven al lado de una cañada, de un río, en la bajaíta... me duelen los que mueren... los que se quedan con la tristeza que provoca la terrible pérdida... definitivamente hoy a todos los dominicanos nos duele el alma.

zen dijo...

Quisiera en estos momentos mandarte a ti, y a todos los hermanos un abrazo.
Y a los gobernantes de turno, de cualquier país, que son una mierda mentirosa, pero estas cosas...muchas veces cuando son de la Madre Naturaleza, tu sabes nada podemos hacer, solamente lo que estos inservibles no hicieron.
Avisar y tomar las precausiones.

Florecita dijo...

Marchi!!!!!!! un abrazote por todos y cada uno de nosotros!!!!

Zen, no estoy peleada con la doña madre naturaleza sino con la incompetencia de las autoridades, porque con previsión muchas cosas se hubieran logrado o el impacto hubiera sido menor!

F e r n a n d o dijo...

Entiendo tu tristeza Florecita. Pero es una tristeza activa y positiva como vos siempre nos mostrás. Por eso te admiro y no puedo hacer mucho desde aquí.

En nuestro país tenemos también estos desastres de vez en cuando, pero cuando pasa el momento, se olvidan y ya.

Ojalá las autoridades "se pongan las pilas" como decimos acá.
Ojalá todo lo que tenés para brindar caiga en corazones agradecidos.

Que la madre naturaleza cuide tu tierra y a su gente.
Te mando un beso grande y te agradezco la energía que me mandas siempre. Cuando te veo por aquí y por allá, es como que me siento re acompañado. Está Florecita!!! :=)

Viste que buena que es Rochie?, me puso con foto linda y todo! Una visita muy linda que voy a recordar mucho tiempo. :)
shhh, no le digas porque se re agranda y no nos saluda más...SHHHH!!!

Florecita dijo...

Gracias Fercito, shhhhhh no le diré nada a Rochs!!!!

Qué lindito todo lo que me dice, y desde su lugar puede hacer mucho, con todo ese amor que me manda y le manda a mi tierra, acuérdese que somos vibraciones y los buenos pensamientos nos llegan!!!!!

Muy lindo en su fotico, qué buenos biceps, jejeje.

Lo quiero mucho Fercito!!!!!!

zen dijo...

Florecita, una pregunta.
todo eso lo escribiste tu?

Un abrazo grande.

Ardillor catartica dijo...

Espero que los efectos de la paliceada de la pachamama no se hagan sentir mucho mas.
Juerza florecita, muy bien de su parte el decir estas cosas!

Florecita dijo...

Zen el poema Hay un país en el mundo es de Pedro Mir, ojalá yo escribir como él!!!

Ardish, al parecer más tranquilos hoy, lluvias aisladas y el vientecito menos juerte... la pachamama hace su trabajo, pero debemos estar prevenidos para seguir adelante, un fuerte abrazo!

Rochies dijo...

SEGURO QUE LAS BUENAS ONDAS LLEGAN, SEGURO, PERO NADIE COMO EL QUE ESTA PERDIENDO TAL VEZ UNA VIDA DE ESFUERZOS (O LA VIDA MISMA) CON EL DESASTRE SABE REALMENTE DE QUE SE TRATA. PODREMOS INTUIRLO, LAMENTARLO, PERO REPITO SOLO EL QUE LO EXPERIMENTA EN CARNE PROPIA LO SABRA...
BESOS FLOR :)

Florecita dijo...

Si amiga, somos dichosos lo que no estamos en esa piel, por eso las vibras llenas de amor para que lo que esté pasando duela menos...

Un abrazote amiga!

celebrador dijo...

Mira, en una ciudad grande (ya casi cerca de los 800.000 habitantes de España) hará unos 40 años que han empezado a construir un barrio que ya va por los 100.000, en plena llanura de inundación en máxima crecida de un gran río, el Ebro... ¿Sabes qué pasará antes o después?

Hace menos años autorizaron, contra el informe escrito del técnico competente, la instalación de un camping en el "como de deyección" de un barranco de alta montaña... fueron 88 muertos y no hubo ningún acusado por vía penal, dijeron que todo había sido algo desgraciadamente "imprevisible"

En todas partes cuecen las mismas habas. No confíes en lo que no es confiable. Confía solo en lo que se puede confiar y eso nunca te fallará ¿vale?.

Abrazos a vosotros

Cirulaxio dijo...

Flor, es doloroso saber del sufrimiento de las personas. Para uno mismo es doloroso sufrir, y ese dolor no lo remedia nada, ni tirarle la culpa a quienes ignoran si la tienen, ni buscar razones para tantas sinrazones.
A veces estamos más vacíos de lo que creemos, cuando es necesario dar una ayuda y no apenas unas palabras que suenen lindas o contenedoras.
Y quedamos vacíos de no dar nada, al menos yo mismo es lo que hago con esto escrito.
Un beso.

Alimontero dijo...

HOla Florcita... lo primero que me vino al ver esa foto, algo en mi barriga...como untirón..Luego te leo y me recuerdo del desastre del Perú no hace muchos.. te recuerdas del Terremoto...bueno... enviaron ayuda, y mucha no llegó.. me lo dijeron las personas y un sacerdote que trabajó para Pica...increíble... estamos en manos de gente "dormida"... sin conciencia aun...salvo para los intereses personales... Dios tengo piedad como tambien la Pachamama... porque ELLA si que está aburrido por el maltrato...
gracias por tus aroma en primavera en mi blog...
Besos y solidaridad desde Chile,
Ali

maite dijo...

un abrazo Patricia, me fue bien tu mail!

F e r n a n d o dijo...

Acá vengo a cantarle buenas ondas. Hay que pensar bien, crear nuevos puentes "Florecitos".

Usté es un sahumerio en mi box de comentarios. Para mí que es de incienso y mirra!

...o mejor de Ruda, que está re bueno también.

Saludos y que siga la buena energía a full. Gracias por la buena onda siempre y disfrute Corazón Coraza Floreciña!!!

zen dijo...

Estoy de acuerdo con Rochie.

Y las buenas vibras, como dicen, se tienen que alimentar y dichosos si, nosotros, que no las padecemos. Pero nada impide que algún día podamos padecerlas.
Inoperancia si, pero también cosas superiores...es muy fuerte.
Hay que vivirlas.
Vaya entonces mi Amor y mi cariño de alguna manera para con todos uds. Pienso, que los que nos decimos afortunados, generan la buna vibra intentando ser feliz cuando se puede...y no haciendo un infierno sintético y maldiciendo esta magnífica oportunidad que es el estar.
Con Amor

zen dijo...

ahh, tengo que confesarte.
Me pareció un exelente poema.
Un abrazo grande

Florecita dijo...

Gracias del alma, de parte de cada uno de la gente de aquí...

Celebrador un guiño de ojos cósmico, a pesar del sufrimiento de la desesperanza confío en El que Es...

Cirus, si duele sufrir, pero hay que atravesar los dolores...

Ali, te comprendo perfectamente... a veces la ayuda la reciben los que menos la necesitan... esperemos que llegue esta vez...

Maite, qué bueno que te hiciera bien!!!!!

Fer, pero usté debe ser del Nag Champa el incienso de Sai Baba, ese me lleva directo a Turiya!!!!!

Zen, gracias amigo por el apoyo y el amor!!!!!

Rochies dijo...

Nag Champa el incienso de Sai Baba, ESE USA FLOR?!?! MEE TOO ;)

Florecita dijo...

Rochs siguen las coincidencias no???