domingo, julio 13, 2008

De la serie lo creado... Iniciales varias...


Es curioso pero así se mueve el Universo, de coincidencia en coincidencia… el viernes las iniciales HSM, con él ahí, porque él era mi protagonista, porque lo primero que vi fueron sus nalgas y así fue como lo reconocí, con un cuerpo fuerte, que se movía coordinadamente, un cuerpo que encarnaba un personaje, “un cerebrito”, él ahí, con sus libros, con sus lentes inmensos, con su peinado de Duarte, yo junto a ella formando parte de los 1,500 espectadores de la gran sala… ella y yo fuimos invitadas el día del estreno… la familia, tal vez se resintió… pero su primera pregunta para ella fue de viste como me movía, como movía el brazo, el derecho, ese que en algún momento había perdido su movilidad… él ahí, en movimiento, junto a otros 80 jóvenes en escena… ellos dando todo de sí, él enfrentándose a su timidez, rompiendo el cascarón que tres balazos y la pérdida de su masa cerebral no pudieron derrumbar… él con toda la fuerza y el coraje de la VIDA… recordándolo años atrás en la camilla, justo el día antes de irme de viaje… y viendo el brillo en sus ojitos… teniendo el miedo en el pecho pero mirando una luz que me decía viviré… y así lo hizo, toda la parte derecha de su cuerpo comenzó a moverse, el diagnóstico de la doctora lápida se rompió, porque en la vida dos más dos puede ser cualquier número o hasta una letra… hoy ella lo pone de ejemplo en sus cátedras de la Universidad… y de ser diestro pasó a ser zurdo, pasó a reaprender muchas cosas entre ellas el amor propio… porque quedaron cicatrices grandes, porque había que recuperar lo que se sentía por ese cuerpo, armar el cuerpo, honrarlo desde lo que ES… y así llegó el reto, esperar hasta entrar en la Universidad, sin apurar nada, para él el tiempo corría mucho pero necesitaba de ese espacio de esa detención para sentir, para decantar y dejar salir lo necesario para la nueva vida que se abría… así surgió la oportunidad del Musical… un año de ensayos, voz, danza, teatro… ahí estuvo él… con muchas otras historias de ellas, de ellos… y ahí nosotras, ella y yo, felices de haber sido parte de todo su camino…
El sábado las iniciales corresponde al VIH, viajar una hora desde Santo Domingo hasta Monte Plata, a trabajar en un batey… la población un grupo de mujeres que viven con VIH, y así trabajar con ellas la autoestima, la imagen corporal y el empoderamiento personal y social… el poder del movimiento y del abordaje corporal nuevamente se ponen de manifiesto… la pobreza, el hacinamiento no es un impedimento para llegar y establecer un vínculo… el abordaje simplemente es percibir, a través del cuerpo, percibir que a pesar del diagnóstico hay vida, total, como dicen los brujos yaquis, la muerte nos acompaña desde que nacemos ahí pegadita del hombro izquierdo… sentir, entrar en contacto, desde la respiración con el cuerpo que somos, con las peculiaridades del cuerpo que cada uno ES… ver surgir en ellas la sonrisa, el darse cuenta de que la vida surge ahí, que siempre ha estado, que todo la energía que se concentra en ellas está y puede ser transformada… jugar, bailar, tocar, imitar, producir sonidos… vincularme con objetos… la pelota… ver que puede caerse, que puedo volver a buscarla, continuar el juego, una metáfora de su condición… estar atentos, ver la pelota, si se va lejos ir a buscarla… la responsabilidad de cada una en su situación, siguiendo el tratamiento, teniendo una sexualidad responsable… surge también la discriminación, el aislamiento, la tristeza, la desconfianza, el no querer ser tachadas… el proceso que se vive al tener VIH… pienso en Luisito y como logró su sueño al montarse en una ambulancia, y como cuando iba muriendo lo logró, tuvo su propia ambulancia y jugó hasta el último instante de su vida… ellas ayer dijeron que tuvieron la oportunidad de jugar, de sentirse acogidas en su comunidad, porque todas eran iguales, sin importar la edad, porque la más viejita, contaba según ella con 68 años… y dijo que prefería no pensar en lo que tenía y seguir viviendo, porque total le quedaba mucho por hacer, en estas letras no aparece su delgada figura y su vestido verde bailando, tirada en el piso riéndose… SIENDO… dos iniciales… cada una con su historia… yo como hilo conductor… moviéndome con el Universo… mientras Chucho me ve bailar y sabe que a veces lloro por lo blandita que soy… lloro y río mientras las lobas aúllan y mi corazón de loba sabe…

5 comentarios:

Genín dijo...

Ufff!
El poder de la mente es inmenso!
Besos y salud

Z E N dijo...

Un post muy fuerte. Me tocó por todos los costados.

Un abrazo fuerte.

Ardillor dijo...

Que lindo y lindo poder ayudar, o mejor dicho acompañar en esas transformaciones que tanto bien hacen.
Esperanza y amor pa' todos! Y bailar, bailotear!

Cirulaxio dijo...

Si no cnociera sus ojos, que sonríen siempre. Si no conociera su voz que apapacha, si no conociera su cadencia.. diría que es muy duro ver danzar mujeres con VIH.
Verlas danzar de vida, verlas reir por ese momento, jugar, sentirse aisladas, seguir.. Caer y levantarse.

La extraño, sépalo.

Florecita dijo...

Genín, es inmenso, inconmensurable...

Zen, yo también he sido todaca, por él, por ellos...

Ardish, ser testigo de esas transformaciones es el mejor regalo que tengo en la vida... a seguir bailando carajo!!!!

Cirus, yo también conozco el brillo de sus ojos y he sido cómplice de risas con usté... también se le extraña mucho, carajo!!!!!!