martes, septiembre 23, 2008

De la serie belga... Estaciones...

Comienza el otoño... también los amaneceres comienzan, cada día, el otoño tiene un ciclo de los que llamamos años... yo en este balcón con frío, con mucho frío, con los dedos de los pies helados y el corazón calentito... brincaquetebrinca... de un extremo al otro del planeta... sabiendo que el Amor existe... que simplemente un día nos encontramos y por eso la apuesta... la locura... Florecita hada volando hasta la casa de Peter Pan... cambio de vida justo en el otoño... así el alma cosecha nuevamente sus sueños... y mis sueños tienen la cara de hombre que me sonríe detrás de sus ojos verdiazules... justo en el medio de la cocina o del pasillo... un hombre que tiene la sensibilidad propia del apechurramiento... la ternura de una rosa amarilla... el calor radiante del mismo sol... y vamos acomodándonos... cada cual al otro... a su otro... que también se adapta... y sabemos, conocemos que tomarnos de las manos y pisar firmemente el suelo nos hará volar... juntos... hacia la dirección de la que hablaba el Principito...


Foto por Florecita... Wilrijk, Bélgica, septiembre de 2008.

1 comentario:

Rochitas dijo...

QUE hermosura de post.
Y este final ni le cuento: y vamos acomodándonos... cada cual al otro... a su otro... que también se adapta... y sabemos, conocemos que tomarnos de las manos y pisar firmemente el suelo nos hará volar... juntos... hacia la dirección de la que hablaba el Principito...
La quiero mucho :)