domingo, julio 15, 2007

De la serie lo que voy creando... había una vez y dos son tres...

Había una vez y dos son tres... así comienza una historia a mis casi 34 años... en los que los pies han tenido que enraizarse... en los que el alma encuentra nuevas casas y sensaciones... tendida en una camilla en el calor de una mañana de verano... la música en mi costado, entrando por el centro del pecho, el olor a incienso y un dolor hondo, viejo y reseco... la boca quebrada como siempre que la tensión me llena... ahí tirada, sin hacer nada, en no movimiento... dejando que todo emerga...primero la impaciencia que no es más que rabia por negar lo que ES... el espejo me devuelve la enseñanza, la boca se ensucia de malas palabras para que el corazón pueda aflojarse, para liberarme...

El cuerpo se suelta y comienza a volar... la cabeza deja de pensar, grandes espacios, grandes brechas que se abren... y ahí ella, chiquita, entre los 3 y los 5 años, triste y guardada en un armario, ese mismo de los espejos que se encontraba en la casa de Las Mercedes... y pienso, y me escucho pensar... he cruzado un umbral y la tomo con mis brazos, la abrazo y le digo que lo siento, que la amo... que todo esta bien... la llevo a comer helados sin importarme el que no pueda ingerir azúcar, flotamos, jugamos, como en los tiempos del chino de la calle al final de la calle, los dientes de león hablan de sueños, de esperanzas, las burbujas de confianza, la gallinita ciega, un dos tres hasta la otra esquinita... masaqui, masaqui, masaqui, saqui, saqui, el trucámelo que hoy llamo Rayuela, la profe Bélgica y los primeros ojos verdes llenos de amor... la cuido, jugamos, la consuelo, escucho su corazón y ella el mío... sin embargo sigue triste... la llevo al mar, flotamos ambas y la corriente hace que cada cual tome su camino... a veces nos acerca, a veces nos aleja... vamos siendo... el dolor desaparece del pecho porque la dejo crecer, porque me dejo crecer... voy sintiendo ese amor que no se puede explicar...

Foto de Florecita con su primer bizcocho, el 7 de agosto del 74 (ya viene otro cumple!!!!!!!!!)... hay otra foto que viene en camino, con el bizco en el piso... el primer bizcocho cortesía de mi tía Tata que está del otro lado de las flores...

6 comentarios:

Alejandro Correa dijo...

Como dijo Luis Enrique, asi es la vida, cada cual tiene una historia que hablar o callar...la tuya es para hablar porque es bonita y lo mas bonito es que se sigue apmpliando...Felicidades por adelantado...Saludos

maite dijo...

besitos, por aqui también habra cumples este verano!

Rosannita dijo...

Ay qué coshita tan dinda, con tus zapaticos y tus piernotas, tus buchitos y el pajón no te había recido!!!

=D

lagitti dijo...

Y lo que no saben es que se lo comió entero, ella solita!

Rochies dijo...

Me encanta su relación con Florecita chiquita : )

Rosalina dijo...

Qué lindos eran lo cumples y los bizcochos de antes!!! eran como de verdad!