sábado, junio 30, 2007

Hoy quiero estar aquí, contigo, chiquita y traviesa como siempre...

Te acuerdas de esa noche, eran las 7, estabamos en ese colchón lleno de alambres que me molestaban por todos lados... sería la última vez en persona, cerca tuyo, diciéndome 'lechuza', 'pájaro malo'... ahí me hablaste de tu regalo... tu sombrero, ese que te tapaba del sol desde hace mucho tiempo... me lo habías dicho desde hace tanto tiempo... pero creía que no lo iba a tener tan rápido... adelantaste el calendario... y recuerdo que ese fatídico día en el que llegaba de celebrar el cumple de la Checa, ella estaba en el comedor llorando... entendí después que lo habías hecho... que tomaste un último trago amargo para taponar el miedo de ser viejo, de envejecer a tus 90 años...

Te amo... te lo dije ese día en que me contaste de Bolos y Coluses... y fue bueno que no te fueras a Francia, a pesar de que Horacio Vásquez te quisiera tanto... era la única forma de llamarte abuelo... que te quedaras en las faldas de mamá Pula y de papá Ezequiel... hoy estoy chiquita, con miedo... y el sombrero me mira... y de veras que el gran jefe indio que se encuentra cerca de él me guiña el ojo... quiere bailar con el puesto...


Te acuerdas cuando tomé esa foto, en ese lugar lleno de olores y recuerdos... allí con tus manos manchadas por el tabaco, con tus verrugas y tus ojos chiquitos bien azules, con el puñal por si las moscas... y ese olor que me emborracha y me hace sentir viva, el tabaco seco, la mata de mangos, la mata de semilla de cajuil... y esa vez en Sabana Cruz, fue muy triste, porque no estabas, porque el verde se había secado y en su lugar había un colmado... caminé y caminé por la parcela, mientras filmaba, mientras lloraba y te sentía dentro mío, palpitando, viejito lindo, viejito fresco... la gallina despertando, desde el letargo, sabía que estabas conmigo... te amo cubejo, abuelo viejo... y quiero ahora estar contigo, así de chiquita, aunque en ese tiempo también era grande, así contigo retozando, haciéndote rolos en el cabello, jugando al sonido que tanto me hacías... que me digas lechuza que me enoje contigo, que me busques un plante en el campo, que me digas que hay cosas que no hacen las mujeres, que te pueda contar las verrugas, que me digas que la gente de ojos claros es sinvergüenza...


Foto por Florecita, Parcela de José Cándido González y Olivo, Sabana Cruz, algún hoyo de Montecristi, en el 2003.

7 comentarios:

Anabelle dijo...

que chulo es recordar

Mary Gabby dijo...

muy lindo este post.. me llevo a ese LUGAR Y HASTA vi todo lo describido. que buena memoria tiene profe.

Águila libre dijo...

Hola: entendí que es un recuerdo hermoso que tienes. Que grato poder recordar con tantos detalles el lugar, debe ser muy especial para ti, y a tu abuelo, 90 años, tuvo una larga vida y acompañada por ti, que lindo.

Muchos abrazos lechuza linda,

María Paz

Gary dijo...

Thank you so much for your beautiful comments. I am so sorry that my Spanish is not serving me well (two years in HS). Wonderful pictures.
I will have to have my Spanish speaking friends read your blog to me. Best to you!

Itoitz dijo...

A nadie le acontece cosa alguna que no sea, por naturaleza, capaz de recordar.

alba dijo...

Y te acuerdas que decia que al pobre no se le acotoja porque despues no quiere irse..

Los dulces de cajuil de plaza criolla, la gelatina y la mata que transplanto en el patio de mami de Tamarindo.

Y su dinero en rollado y guardado en los patalones como victor..

Y el querer siempre pagar porque le daba verguenza que papi pagara.

La sonrinsa picara y sus bellos ojos azule..

ah si su pellizcos y mordidas con sus dientes..y esconder los huevos detras de las puas para que abuela o se los cogiera

Alba

Lory dijo...

Flaca, me sacastes las lágrimas... no te imaginas cuánto recordé mi tierra.....