miércoles, marzo 21, 2007

De la serie lo que voy creando... su imagen, la de él...


Ella pregunta... yo respondo... él, mil veces él, tantas otras veces yo... moviéndonos en el infinito, enhebrando deseos... él en mis ojos, en mis manos, en mi voz... toda yo... todo él... y así flotando en este mundo lineal del que me río.... anoche en sueños Carlitos preparaba un asado en el patio de mi casa materna... ahí en el patio entre el azul y el verde.... cuidando de que mi hamburguesa de soya quedara jugosa... ahí cavando un hueco en la tierra... primera vez que sueño con Carlitos, diciéndome Patri, gastándome bromas... y recuerdo... que me duelen las tibias y por eso pienso en piratas... en el sueño, en otro, bailaba, para mi, como siempre hago porque pocos comprenden, bailaba y me miraba los pies en el sueño... esos pies fuertes, de dedos gordos que me sostienen, necesito un abrazo... él despacito se cuela en otra imagen y me hace sentir en casa...

Pronto estaré volando, en un bosque sagrado lleno de hadas... él va conmigo, lo llevo dentro... así despacio lo voy sintiendo... y cuando ríe yo a veces lloro y viceversa... ya comenzó a meterse en mis sueños... el otro día, en la serie de sueños del cuaderno con el corazón en la tapa... entró... necesitaba llegar a un lugar... y ahí estaba, con él, con su imagen... dirigiéndome... juntos por primera vez, en el espacio simbólico de mi vida... y es raro esto de soñarlo... de verlo y sentirlo real... ahora conozco su olor, su piel... su voz ... esa que no es grave y se queja de no ser un mr. Pitt, Brad Pitt... revuelvo su cabello y no le miento... eres real, eres humano, eres cercano... tu imagen es la de un árbol... sostenido y clavado en la tierra, amplio, fuerte, con ramas que permiten la cercanía de otros... tu alma viajando por dentro, alimentándose de lo interno de lo externo... un árbol que es, que ha brotado de la semilla de lo incierto, que ha confiado, que vive de acuerdo a la las estaciones...un árbol que crece infinitamente.... hoy pienso en árboles, hoy que es primavera... yo una flor describiendo a un árbol... no hay casualidades... el mar nos lleva...


Foto por Florecita. Árbol en el Jardín Botánico, Santo Domingo, febrero de 2007

2 comentarios:

Oski dijo...

Y lo que fuimos a veces se nos aparece en sueños, lo que amamos, lo que sentimos...

Porque a fin de cuentas el tiempo no existe cuando dormimos y ese es precisamente el tiempo que nos mantiene vivos...

Un saludo

Pamela dijo...

hola Florecita, Te encontré en el Blog de Gonzalo y me pasé a conocerte. Tienes un país hermoso, maravilloso como pocos. No conozco P. Cana ni esas cosas, sólo Sto. Domingo y grandes grandes amigos dominicanos repartidos por el mundo.

Me gusta mucho lo que escribes y soy tan loca como tu por Cortázar. Así que voy a volver con más detenimiento. Te mando un beso grande