lunes, febrero 19, 2007

EL FESTIVAL DE LA CARNE...

Ayer estuve en La Vega, en el Carnaval, ayer más que nunca me acordé de las clases de religión, sí soy chica educada en un colegio católico de la capital, super tradicional y sin embargo... así salí... nunca asistí a un retiro del colegio porque la gente iba a beber escondido y a cojerse entre los matorrales, como no me gusta la hipocresía, entonces nunca fui... cuentas claras conservan el alma limpia...
Ir a La Vega en Carnaval es esperar fuetazos en las nalgas, mi culo es muy latino pero la mochilita me protegió, además le puse una cara de relambía al diablo cojuelo que hasta creo que se río conmigo... ay Florecita que shabe esta...
Por qué pensé en el colegio de los curas mientras estaba... será porque me estoy poniendo vieja... porque el festival de la carne, no buscaré datos en google, sino los de mi memoria, se celebra antes de la Cuaresma, entonces desaforadamente la gente saca todos sus sentidos afuera por el tiempo de reflexión antes de la Semana Santa... me gustan las tradiciones porque conservan la historia... los ritos sin sentido no me gustan... y ayer, entre las Cuevas de los Bufones (ahí estaba yo) y la de las Hormigas (al frente) con los Dj's batallando a ver quien rompía más los oídos de los presentes, con el gentío pasando, con la marea de gente que de segurito que quedó preñada ayer, con el romo y la cerveza, con el olor a marihuana y el reguetón... cuánta carne junta, cuanto desaforo que es diario en mi aldea que quiero tanto, tanto olvidarnos diariamente, no solo en carnaval de nuestras pequeñas muertes diarias... así bailando entre golpes de barriga, haciendo el amor con ropa, perreando, sudando las miserias... yo en silencio... mirando... estando sin estar... siendo.... otra vez más comportándome como autista...
La inocencia en la comparsa de los diablos cojuelos llamados "Los Pitufos"... la sonrisa que me despierta... porque creo que somos el único pueblo en el mundo que celebra Carnaval en tiempos de Cuaresma... hay mucho que decir sobre el tema... el simbolismo de no seguir nunca una regla, el desastre interior reflejado en todas las costumbres... y el pitufito riéndose conmigo, al igual que la niña especial cargada en los hombros de su madre que hablaban, que me hablaban de un lugar lleno de luz, de paz...
Los diablos cojuelos, el diablo que llevo dentro, los colores que llevo dentro... ver el desastre no ser parte y ser parte al mismo tiempo... karmático todo esto... el carnaval, las caderas, el romo como ríos por las calles... ríos metafísicos como diría mi Julio... ando nadándolos para no ahogarme...


Fotos por Florecita, Carnaval Vegano 2007. La Vega, República Dominicana. (Lugar en el que los veganos somos buenos tó!)

7 comentarios:

Will dijo...

hace añor, que no voy al carnaval de la vega...no se, no me inspira..

lagitti dijo...

"el simbolismo de no seguir nunca una regla", siempre me he preguntado por qué insistimos de manera casi suicida en violentar todas las reglas, todas!
a mí no me gusta mucho el carnaval, por las mismas razones que a ti te encanta: mucha gente junta. pero, then again, eso ya tú lo sabías. se ve que lo gozaste.

Ginnette dijo...

La decadencia que estamos viviendo...

Anabelle dijo...

la ultima vez que fui al carnaval de la vega fue a hacer un trabajo fotografíco, juré jamás volver, siempre, siempre, no importa cara de relambia que le ponga, ni mochilita, ni camara, ni boches, llegaba a mi casa con un morado y un dolor que no valía la pena la foto...espero que lo hayas gozado.

Demetrix dijo...

Fui hace como tres años,y habia un depelote tan grande que no quede con ganas...

Aun asi quiero volver el año que viene :P

maite dijo...

creo que no resistiría estos carnavales multitudinarios, las aglomeraciones me superan, las máscaras me dan miedo, aunque el espectáculo debe merecer la pena.

un beso guapa

Rosalina dijo...

Me encanta disfrazarme y las fiestas de disfraces pero no sé porque el carnaval vegano ya no me está gustando tanto como antes... ¿Menos romo? No sé. Me llamó la atención lo de la comparsa de pitufos, jejeje! Esa es otra de las cosas surrealistas de aquí, diablo cojuelo/pitufo, jeje