sábado, octubre 28, 2006

Paréntesis...

Pues el finde transcurre entre el taller de yoga en las montañas... los compañeros que la causalidad ha reunido, más el amor al prójimo y las ganas de cruzar por caminos en los que cada uno es responsable de su mochila... las coincidencias ya habían comenzado el día anterior... con la mañana libre y la ida al banco, las responsabilidades cotidianas, los pagos puntuales y demás yerbas... de repente sentir la necesidad de ir a la librería... y ver las fotos que ya tantas veces había visto en la página web... Masaru Emoto, con todo su trabajo que ya me emotionó... y sentir que la lluvia de la tarde era un puente, un guiño de ojo cósmico... agradecer al agua... agradecer la vida... trabajar desde la conciencia... desde el aquí y el ahora... hacedora de paz...
yéndome hacia atrás, llego al día de hoy,se hace de noche y el polvo de estrellas me acompaña... el día preñado de colores... el rojo, el verde y morado... la música en vivo de Phillip... ananda bailando en mi corazón... el almuerzo compartido... el verde del paisaje... la vida...
la noche que me lleva a la sala Ravelo, la última función de Cero... el corazón lleno de orgullo, no sólo por Waddys y lo genio que es... sino por María, por Carlota... el movimiento escénico, la propuesta visual, el armado de cada personaje, el reflejo de lo que somos en cada personaje, el texto, la poesía barrial dominicana... los muchos que han muerto por el sida, como Luisito, mi primo de quince años... los amigos que conviven con el virus... y la conciencia abierta... porque como escribió Waddys "hasta que no haya una cura el antídoto somos todos"... Gracias trío de tres por esta gran noche, porque existen, porque son parte de la gente que valoro y que me hacen creer lo grande que somos... (somos UNO) y hoy me recordaron ese espejo... Bravo!!!!!

3 comentarios:

Patricio Schmidt dijo...

Que lindo debe ser ese espacio de meditacion en la montaña... he estado en esa isla preciosa claro que siempre trabajando, filmando, y la gente es una maravilla, he estado también en sus minas de Ambar en las montañas, una isla que es el yang del yin de la otra mitad, Haiti..
Gracias por tu visita y tus palabras en mi espacio, las recibo con agradecimiento y luz

florecita dijo...

Namasté... si... por aquí entre el yin y el yang...

Anabelle dijo...

no vi cero, que cosa!