domingo, julio 31, 2005

NUEVAMENTE YAMASÁ...

La llamada el día anterior, Elaine con su acelere de siempre: ¡mujer!!!!! vamos pa'donde los hermanos Guillén, son unos tígüeres que hacen artesanías allá en Yamasá, explicarle entonces que ya in illo tempore, el avión invisible me había llevado, justo al taller, justo al comedor con el plato del día y luego a la Disco Terraza La Aurora, con un especial de Presidente a 15 pesos, bailar con Esteban, con el guardia y con el cadenú porque nunca el letrero de "bailénme" se desconectaba... así llegar nuevamente a Yamasá, con la llovizna que me haría sentir barro, observando el lugar, recordando el tiempo, el paisaje, los amigos de hace tiempo y las despedidas... el perro viralata tan fiel a sus hermanos, la mujer pintando caritas como si fueran mujeres que van en búsqueda al carnaval... llegar al torno, recordar a Saramago y saber que la casualidad no es hereje...Jesús allí mostrando como el barro con los pies daban la forma... la vida que surge, lo inexplicable de este ir, rodar, ir, rodar, ir, rodar... el pie marcando el ritmo, mientras el ritmo del pie también era marcado en otra parte, allí entre el silencio... las paradas, las manos con sus dedos ubicada como dioses... la mujer maravilla maravillada, con el recuerdo intenso de José Cándido y su pitico en los pulmones, el cielo naranja que predecía ya la noche... los fantasmas saliendo de la tierra, dónde están las formas, dónde los encuentros... así girando, girando hasta la vida... justito el tiempo para tomarse un Brugal y echarle al cuerpo un remeneo... la timidez propia de las caderas, el ritmo ilustre de las Salves, de los palos y del cuero... es que el negro está en la sangre, en el sudor, en estos rizos... así bailando, juchando l' avispas y la cintura, entre recuerdos e historias comunes, entre pueblos lejanos y universos de cocuyos... las ánimas volando, José Cándido muerto e'risa con su puñal en el bolsillo, alguna que otra lechuza preparándose a la caza... Yamasá en el alma, ni una foto, todo en la piel, sólo el olor de algunas conversasiones, la visión de los cuerpos y el barro girando, haciendo trucámelos y mandalas con la lluvia, el barro y mi emoción.

2 comentarios:

lagitti dijo...

Lo grande es que yo no andaba.... para cuidar las cervezas mientras el letrero de neon con las siempre fulgurantes palabras "B-A-I-L-A-M-E", que aparecieron por allá por Soho, se mamntiene encendido pese a las edes, y conversar largo con el sargento que pregunta: "y de dónde es que ustedes son?"

florecita dijo...

Bueno darling, se supone que hay otro encuentro con los Guillén, pal findesemana largo, así que le diré a la Elaine pa'que te unas al can.